Desenredar Alemania

¿Alguien se imagina a un político del PSOE proponer que el número de Comunidades Autónomas debiera pasar de 17 a 10, para racionalizar sus necesidades financieras? ¿Alguien se imagina a la presidenta de Castilla-La Mancha solicitar una fusión con Castilla y León, La Rioja y Murcia, por poner un ejemplo que, a juzgar por el estado actual de su hacienda, no sería del todo descabellado? Pues esto es lo que está pasando en Alemania. Ya en 2009, el entonces portavoz del grupo socialdemócrata en el Bundestag o Parlamento federal, Peter Struck, propuso la fusión de diversos Länder para hacer frente a la creciente deuda provocada por la crisis económica.  De cara a las nuevas elecciones, ha vuelto a surgir el debate de una reforma federal. Hace pocas semanas, el ministro-presidente de Sajonia-Anhalt, Reiner Haseloff, de los cristianodemócratas de la CDU, el mismo partido en el que milita Merkel, planteaba una fusión con Turingia y Sajonia; una propuesta, por cierto, que fue inmediatamente rechazada por sus compañeros de partido de los Länder concernientes. “Esto iría a costa de la regionalidad”, le respondió su compañero de partido y ministro-presidente de Sajonia, Stanislaw Tillich. “La gente”, proseguía, “se identifica con la región en la que viven”.

A partir de 2019 todos los Länder tendrá que ser capaces de autofinanciarse, según dicta una ley aprobada en el Bundestag. El Gobierno federal dejará de prestar dinero, como ha hecho hasta ahora, a los Länder, que se han tomado la generosidad de Berlín con poco temperamento alemán. Esto pondrá en un aprieto a muchos de ellos, especialmente a los que formaban la antigua Alemania del Este. Para tal fecha, además, los Länder del Este dejarán de beneficiarse del Pacto de Solidaridad, por el que recibían y seguirán recibiendo una compensación de 105.000 millones de euros para paliar su déficit en infraestructuras más 1.000 millones anuales para asistencia social y desempleo. La completa autonomía financiera se les quedará muy grande. Así lo advertía hace un par de años Garrelt Duin, entonces portavoz parlamentario de Economía de los socialdemócratas: “Muchos Länder no son, de ningún modo, viables y sobreviven con la ayuda de las subvenciones de los otros”.

Hace dos semanas Der Spiegel traía las declaraciones del senador berlinés Ulrich Nußbaum. Vale la pena anotarlas: “El principal problema de los Länder es que dentro de una Europa que crece unida tienen miedo de perder su derecho a existir”. Nadie pone en cuestión la existencia de los municipios por las necesidades locales que prestan ni siquiera la de los gobiernos nacionales, pese a la cesión de competencias a Bruselas. ¿Pero los Länder?

Una muestra de hasta qué punto el apelo a la identidad ha llegado a viciarse, señala este senador, es la política educativa. Los ministros de los Länder se pusieron de acuerdo, en la primera reforma federal de 2006, en prohibir al Gobierno inmiscuirse en esa competencia. Su único papel se limitaría a pagar, pero sin rechistar, que es, por cierto, en lo que ha derivado la “financiación autonómica”, por utilizar una expresión española a modo de comprensión: el Gobierno paga sin derecho a hablar, cual contribuyente sumiso. “Es un anacronismo”, dice el senador Nußbaum, “que 16 Länder hagan su propia política educativa”. ¿¡Y a nadie en Alemania se le ha ocurrido llamar a este señor facha y centralista!?

Nußbaum, por cierto, es senador berlinés sin adscripción a ningún partido político. Por eso se permite la siguiente prognosis sin que le caigan chuzos ideológicos: “Cuando un Land no pueda pagar más a sus profesores y policías, tendrán los ciudadanos menos problemas para ceder en su patriotismo regional”. Nußbaum sabe de lo que habla: para que dos o más Länder se puedan fusionar, los ciudadanos de las respectivas regiones han de mostrar su acuerdo mediante un referéndum. En 1996 Berlín y Brandemburgo intentaron formar un solo Land, pero los ciudadanos de Brandemburgo lo rechazaron. Habrá que ver lo que opinarán estos ciudadanos cuando en 2019 les deje de caer el dinero de Berlín (del Gobierno federal, claro).

Una fusión, por tanto, no resultaría tan disparatada, incluso para mantener el folclore.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: