Dietario de Hamburgo (III)

Echaba de menos un domingo con periódicos. Un año en el Süddeutscher Raum me quitó la costumbre. Un domingo en una ciudad como Múnich o Innsbruck sólo se encuentran periódicos en la estación o colgados en las farolas o metidos en cajas metálicas junto a las diferentes bocas del metro. Fue una sorpresa – o más bien una decepción – descubrir que periódicos como el Süddeutsche Zeitung o el Standard austríaco no dispusieran de edición dominical. Hoy me sentía extraño al comprar la edición semanal de Der Spiegel sin tener que esperar al lunes. Más extraño me parecía encontrarme una ciudad florecida de kioskos abiertos, con sus periódicos del día. No es una peculiaridad de Hamburgo; es lo más corriente en una ciudad que siempre ha vivido abierta al mundo. Me resulta inconcebible todavía que existan lugares en Europa donde se pueda vivir un domingo sin noticias. Aunque bien mirado, esa fue la historia del continente durante siglos. ¿No resulta tenebroso sólo de pensarlo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: