Los Estados Unidos de Europa

Leo en El Mundo una entrevista al politólogo canadiense Ian Bremmer:

Guste o no lo que ha hecho, Merkel ha sido muy proactiva, particularmente si se compara con la historia de Alemania desde la Segunda Guerra Mundial. Ha forzado que haya gobiernos de tecnócratas en Italia y en Grecia; ha forzado la austeridad. La naturaleza del liderazgo alemán no les gusta a muchos países. ¡Pero la naturaleza del liderazgo estadounidense tampoco les gustaba a muchos países!

¡Por fin alguien habla claro! Desde que estalló la crisis del euro, se ha ido estableciendo poco a poco la idea de que los malos de la película son los alemanes. Por You Tube circula un vídeo muy aplaudido de un eurodiputado nacionalista británico que resume en pocos minutos la paranoia conspiranoica que recorre el continente y sus islas: “Vivimos en una Europa dominada por Alemania”. En otras palabras, lo que no consiguieron antes por medio de las armas lo están consiguiendo ahora por medio de los euros. Y todo por sus bancos y los ahorros de sus ciudadanos. Se puede criticar argumentadamente con The Economist el celo de austeridad del Gobierno de Merkel, pero no acabo de ver que Alemania esté haciendo de Europa un traje a su medida. Es una de las ideas más asentadas. También una de las más falaces. Pero si así fuera, ¿por qué no aplaudirlo?

Los alemanes ya saben lo que es pasar por lo que están pasando griegos, portugueses, irlandeses, españoles y, en menor medida, italianos, que ya tienen suficiente con lo suyo. Es cierto que les tocó en una coyuntura internacional favorable, ¡pero no esperaron a que vinieran de afuera a decirles lo que tenían que hacer! Se administraron la medicina de la austeridad, cayeron los salarios y los precios, se reformó el mercado laboral… ¡y todo esto pilotado por un gobierno de coalición entre los dos grandes partidos! Ante un palmarés así, no hay muchos argumentos para cuestionar sin cierto rubor el liderazgo alemán, salvo el movido por inquinas y envidias nacionalistas. Es en este sentido que ha de interpretarse la euforia europea por la victoria de Hollande. Ahora alguien le va a decir a Merkel y los alemanes lo que antes nadie se había atrevido a decirles en la cara. Bien, comparen un país y otro y observarán por qué las comparaciones son odiosas.

Con Alemania está ocurriendo en Europa lo que con Estados Unidos en el mundo: se le critica cuando interviene y cuando no; qué más da, hagan lo que hagan, ocurra lo que ocurra, los malos son ellos. Me pregunto qué sería ahora mismo de la Europa del euro sin un liderazgo tan firme como el de Merkel. Ya no pongo como alternativa a Sarkozy, ni siquiera al bueno de Hollande, a quien todavía se le ha de otorgar el beneficio de la duda. Pienso en los Barroso, los Van Rompuy y los Olli Rehn. Meros representantes de la nada burocrática en que se ha convertido Bruselas, incapaz de tomar media decisión tras veinte cumbres.

Anuncios

2 pensamientos en “Los Estados Unidos de Europa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: